+34 678 74 72 83 simplementebego@hotmail.com

El concepto de Codependencia me causó interés cuando en grupos de crecimiento personal
afloraba en algunas personas.

En conversaciones y estudios sobre patrones de comportamiento, e incluso características de
la personalidad tanto en niños como en adultos, podemos encontrarnos con términos como
independiente, o dependiente, pero nunca antes había oído hablar de la persona o actitud
“codependiente”.

Es evidente que, para completar la ecuación, si tenemos en un lado de una relación a una
persona dependiente, en el otro habrá un codependiente, el tema es que este papel o rol está
disfrazado de ayudador, empático, salvador, buena intención, buena persona, … etc.

Me parece muy importante dar esto a conocer porque puede liberar a personas con esa
tendencia, revisar todo lo que esto les supone cuando cumplen con este papel, y todo el
esfuerzo y trabajo personal que entraña abandonar este lugar.

La persona codependiente manifiesta una excesiva, y a menudo inapropiada, preocupación
por los problemas de otra persona o de un colectivo, y, le genera frustración en dos
direcciones, por un lado, no podrá conseguir los avances o mejoras que se proponen para el
otro (es un adulto que toma sus decisiones) y, por otro lado, no se encarga de sus necesidades
porque antepone las de los demás.

Es una relación de desequilibrio y es un patrón inconsciente, que cuando se profundiza se
encuentran diversos factores como baja autoestima, necesidad de aprobación, miedo al
rechazo y abandono, no saber decir que NO, búsqueda de reconocimiento, complacencia …
etc.

Cuando una persona codependiente se hace consciente de esta situación y se responsabiliza
de la cuota que le corresponde, puede encontrar otros caminos liberándose de esa “misión”
que se había impuesto … las primeras piezas serán priorizar su parcela personal y el
autocuidado, aprender a establecer límites, diferenciar entre apoyar y reparar, y seguirán
llegando matices en cada movimiento que sienta necesario ya que se moverá el entramado de
la relación.

Soltar este rol genera mucho dolor, se juntan emociones duras de sostener, aparece la culpa,
la duda e indecisión, la obligación de corresponder, y se pierde el reconocimiento que se
obtenía estando al servicio, para ello contar con el apoyo y acompañamiento emocional es de
gran valor, ya que habrá siempre una voz recordando que es justo y necesario colocarse en un
lugar equilibrado entre el dar y el recibir.

Si sientes que puedes estar en esta situación en alguna relación, no dudes en ponerte en
contacto conmigo, puedes visitar mi web www.begoñagarcia.es/servicios/

Abrir el chat
1
Hola,????
¿Cómo puedo ayudarte?