+34 678 74 72 83 simplementebego@hotmail.com

La confrontación entre nuestra mente y nuestros deseos internos desde lo más profundo del corazón es frecuente y gran parte del origen de nuestros malestares y tensiones.

En mi proceso terapéutico y en consulta, veo la dificultad de unificar estas dos partes nuestras, como si de dos entes separados se tratara.

En nuestra sociedad occidental se desarrolla, valora y entrena mucho más a la parte intelectual, por ello, el corazón, queda en un segundo plano, con menos valor y reconocimiento.

En un proceso completo la idea será unir ambas partes, integrarlas a modo de navegadores internos, que nos guíen hacia lo que queremos (corazón) de manera inteligente (cerebro).

Habrá parcelas donde necesitaremos más de una que de la otra pero si ambas están desarrolladas, nos llevarán de la mejor manera, se alternarán cuando sea necesario, y cogerá el mayor protagonismo la más adecuada en cada momento, como se hace en un buen equipo.

Esta integración se consigue con entrenamiento, con práctica y con buenos maestr@s o guías, que puedan ayudarnos a unir lo que a veces a una edad muy temprana nos alentaron a separarlo.

A veces nos damos cuenta cuando la mente se satura después de tantos años de programarla y usarla al máximo, o bien cuando el corazón se ahoga, quedando tan relegado que ya ni siquiera procesa emociones claras, ahí empezamos a notar desde ese malestar o crisis que algo no está bien engranado.

Crear alianzas entre nuestra cabeza y nuestro corazón es un ejercicio que nos dará satisfacción y alineamiento, ir juntos de la mano, en tándem, ayuda a estar integrados y esa sensación es fuente de plenitud interior.

A veces no es necesario que algo cambie fuera, iniciando el cambio dentro de nosotros mismos todo cambia.

Si te interesa revisar estos aspectos en ti no dudes en ponerte en contacto conmigo, puedes consultar mi página web www.begoñagarcia.es

Un abrazo

Abrir el chat
1
Hola,????
¿Cómo puedo ayudarte?